#Uruguay: La producción lechera uruguaya ha hecho una pausa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un sector altamente tecnificado, intensivo en mano de obra, está en un delicado equilibrioTras dos años de crecimiento frenético, la producción lechera uruguaya ha hecho una pausa.
Los desafíos del sector no han quedado atrás. Una elevada edad promedio de los productores, una escasez acuciante de mano de obra dispuesta a trabajar con las exigencias de horario que tiene un tambo y la fuerte competencia por la tierra con la agricultura son algunos de los factores que siguen presentes para contribuir a explicar el freno en el crecimiento que mostró que, en agosto, la producción de leche de los tambos fue la misma del año anterior.
También en ese mes los precios tuvieron un momento de incertidumbre como no habían tenido en los años 2010 y 2011. Las sucesivas bajas en las ventas de Fonterra empezaban a traducirse en reducciones de precios por parte de industrias locales.
Así, en agosto, la producción fue prácticamente la misma que en el mismo mes de 2011.
El crecimiento interanual ha venido disminuyendo y esa baja se hace más notoria, porque venía de diferencias enormes.
En los primeros cuatro meses del año la producción fue más de 20% mayor a la de 2011. Pero luego, esas diferencias se fueron esfumando. La producción de mayo fue 11% mayor; la de junio 9%; en julio el crecimiento fue de 5%; y en agosto la producción fue casi idéntica.
La lechería no puede crecer en hectáreas y difícilmente crezca en cantidad de vacas en ordeñe. Ha crecido en base a una alimentación más intensiva en granos. ¿Puede seguir creciendo? ¿Puede hacerlo con los actuales costos y precios? ¿Las consecuencias de la sequía estadounidense tendrán la fuerza suficiente para que retome la senda del crecimiento?
Durante 2010 y 2011 el sector lechero creció al impulso de un marco estable y una favorable relación insumo/producto entre los granos usados en las raciones y la leche.
Itinerario de precios
El precio no solía pasar los 20 centavos de dólar por litro remitido. En el año 2002 incluso llegó a estar por debajo de los 10 centavos. Con el gradual alza de las proteínas la leche cruzó los 20 centavos en 2006 y se fue por encima de 40 centavos por litro en 2008, un precio que parecía increíble.
La crisis financiera y la sanitaria provocada por la contaminación con melamina en lácteos de China volvieron a llevar el precio de la leche a los 20 centavos en el primer semestre de 2009.
Pero pronto retomaron la tendencia ascendente y el precio de la leche reconquistó los 30 centavos por litro en febrero de 2010, un piso al que no ha vuelto desde entonces y que fue el gran argumento para que el sector diese un gran salto productivo durante 2010, 2011 y el primer semestre de este año. Pero ese salto se ha detenido.
Por un lado, la lechería refleja las señales que recibía en la etapa previa a la sequía de EEUU. Los precios internacionales iban en baja, Uruguay dependía mucho de las compras de Venezuela, donde el presidente Hugo Chávez no se sabía si seguiría en el poder o no. Brasil devaluaba su moneda.
Con ese panorama los precios tuvieron ajustes a la baja y fueron de los 45 centavos de julio de 2011 a los 35 centavos de promedio en agosto. Aproximadamente $ 7,5 por litro paga Conaprole. Pero las empresas que no tienen tanta fuerza en el mercado interno ni tanta escala, no consiguen pagar ese precio.
Ahora el panorama ha cambiado. Chávez sigue, Brasil estabilizó su moneda y los precios internacionales referenciados por los remates de Fonterra tuvieron cuatro sesiones al alza consecutivas y luego se estabilizaron, pero manteniendo la tendencia ascendente en la leche en polvo.
Sin embargo, en un momento de muy alta oferta, en la que la industria tiene que hacer la diferencia para cerrar un buen número en todo el ejercicio y debe aguzar el ingenio para colocar de la mejor manera toda la leche que recibe, no es dable esperar que haya mejoras en las cotizaciones.
http://www.tiempopyme.com

Mirá También

Así lo expresó Domingo Possetto, secretario de la seccional Rafaela, quien además, afirmó que a los productores «habitualmente los ignoran los gobiernos». Además, reconoció la labor de los empresarios de las firmas locales y aseguró que están «esperanzados» con la negociación entre SanCor y Adecoagro.

Te puede interesar

Notas
Relacionadas