El mercado de leche infantil argentino tiene cada vez más jugadores extranjeros

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El crecimiento de la demanda de leches infantiles en la Argentina y en el mundo desató una verdadera carrera por abastecer un mercado cada vez más especializado y exigente.
La Argentina ocupa el tercer puesto como consumidor en la región, detrás de México y Brasil. Pero más allá del crecimiento del consumo, que sólo en 2010 se expandió 14%, la Argentina se volvió atractiva para los grandes jugadores mundiales como productor.
Prueba de esto es el reciente acuerdo al que arribó la estadounidense Mead Johnson Nutrition (MJN) con la cooperativa láctea SanCor para inyectar capital y quedarse con el 80% del negocio de alimentos infantiles SanCor Bebé.
El acuerdo deberá ser avalado por los socios de la cooperativa, que lo tratarán en asamblea a mediados de marzo. Según el gerente de Relaciones y Comunicaciones de la firma, Sergio Montiel, «habrá más jugadores interesados en entrar al negocio en la Argentina».
La producción nacional de leche superó los 11.000 millones de litros en 2011, marcando un récord histórico.
MJN es líder mundial de ventas de productos de nutrición infantil para bebés de hasta un año y se ubica por debajo de Nestlé en consumidores a partir del primer año de vida.
Los demás grandes jugadores a nivel mundial son Danone, que en el país participa en el negocio de Nutricia-Bagó; el laboratorio estadounidense Abbott, la suiza Nestlé y el también estadounidense Pfizer.
Para SanCor, el acuerdo supone la posibilidad de llevar la marca SanCor Bebé a la región. Según explicó Montiel, la inversión para llegar a los nuevos destinos hubiese sido demasiado grande y los plazos demasiado extensos para aprovechar el crecimiento del negocio.
Las fórmulas infantiles, consideradas bienes de lujo según la tipificación usada por la Secretaría de Comercio Interior para habilitar aumentos al sector lácteo, duplicaron sus ventas en la Argentina en los últimos cinco años, hasta 2010, y siguen expandiéndose.
Se trata de productos dirigidos a complementar o suplir la lactancia materna, siempre por indicación médica, que en la Argentina se venden bajo las marcas Nutrilon y Vital, de Nutricia-Bagó; SanCor Bebé; Crecer, de La Serenísima y Nido, de Nestlé, entre otras.
Según la consultora CCR, el consumo de este tipo de productos alcanzó las 9.888 toneladas en el país en 2010, con una facturación total del segmento que superó los u$s 152 millones.
Pero más allá de la Argentina, Las apuestas de los grandes jugadores mundiales como MJN, cuya marca más conocida es Enfamil, están dirigidas a los mercados de mayor crecimiento, como Medio Oriente y especialmente, la región Asia Pacífico. En la última región el aumento del consumo habrá crecido 12,1% entre 2007 y 2012.
China es una de las grandes promesas de este rubro, con 20 millones de nacimientos anuales y una tasa de expansión del consumo de fórmulas infantiles del 20%. Europa y norteamérica son mercados con moderado potencial de crecimiento.

home

Mirá También

Así lo expresó Domingo Possetto, secretario de la seccional Rafaela, quien además, afirmó que a los productores «habitualmente los ignoran los gobiernos». Además, reconoció la labor de los empresarios de las firmas locales y aseguró que están «esperanzados» con la negociación entre SanCor y Adecoagro.

Te puede interesar

Notas
Relacionadas